“Esmorzar de forquilla” (Desayuno de tenedor)

esmorzar de forquilla

© Paco J. Muñoz – Manda huevos.net
– Todos los derechos reservados –

Cuando te inicias en el inglés una de las primeras cosas que te enseñan es a pedir el desayuno, es curioso, en vista de eso quién va a poner en duda lo realmente importante que es. En inglés te enseñan “American (o Inglish) breackfast or Continental breackfast”, las dos opciones tradicionales; sin embargo habría que popularizar una tercera e incluirla en esos cursos: el “Fork breackfast” podría llamarse.

En Cataluña hay dos curiosidades que suelen cumplirse: Que una pista forestal acabe en un restaurante y que en ese restaurante preparen “Esmorzars de forquilla” (Desayunos de tenedor). Después de haber madrugado, haber visto amanecer en la montaña, hacer unas fotos y haberte pasado unas horas caminando, qué bien sienta ver abrirse la niebla sobre un restaurante y calzarte un buen desayuno preparado a la brasa. Una bendición.

Preparar un desayuno de este tipo no tiene ningún misterio, puedes echarle a la parrilla lo que más te apetezca; pero prepara el tenedor que vamos a por un ejemplo.

Cómo lo cocinamos

Una buena butifarra negra jugosa, en su defecto algún tipo de morcilla de cebolla si te apetece, aprovechando el otoño, unos níscalos (mízcalos, “rovellons”, rebollones o robellones, pero no “rovellones” que es incorrecto), pan, tomate, aceite, ajo, perejil y allioli. Todo ello en la proporción preferida, al gusto.

Preparamos una buena brasa, a ser posible de leña de encina, asamos la butifarra y tostamos el pan. Hay quien hace los “rovellons” en la misma parrilla, nosotros solemos utilizar un Wok, es como mejor nos quedan. Lo primero es limpiarlos con un trapo para quitar la tierra, no hay que pasarlos por agua. Los salteamos un poco y después añadimos aceite aromatizado con ajo, volvemos a saltear y al plato. No conviene hacerlos mucho que pierden el agua, el aroma y se quedan en nada. Una vez en el plato es el momento de poner la sal y espolvorear un poco de perejil.

A gusto de cada cual se le añade tomate (restregado), aceite y sal al pan, o bien ajo. Una punta de allioli sobre la butifarra queda también de maravilla.

Cómo está hecha la fotografía

De vez en cuando me gusta utilizar luz natural, no tiene por qué variar sustancialmente la imagen utilizando luz natural o artificial, incluso se pueden combinar ambas, pero me pareció indicada para el ambiente rústico de esta foto.

La luz natural, en un día claro, suele ser muy dura, sobre todo a las horas centrales del día; aunque el Sol es una fuente de luz enorme, está tan lejos que, en la práctica, se convierte en un proyector pequeño y muy potente. Cuanto mayor sea la fuente de luz, más suave será la luz que obtengamos, por el contrario cuanto más pequeña, más duras serán las sombras. Si tenemos el día nublado las nubes harán de difusor y se convertirán en una gran fuente de luz que dará suavidad; pero, si el día está claro y queremos luz suave, tendremos que recurrir a la luz indirecta o a un muy buen difusor.

No quiero decir con esto que la luz dura del Sol no sea un opción, naturalmente que lo es.

También hemos de cuidar que, según a qué hora hagamos la foto y en qué condiciones atmosféricas trabajemos, la temperatura de color y la calidad de la luz van a ser muy diferentes. Son condicionantes que tenemos que tener en cuenta.

Esta fotografía está hecha en un día nublado. Quería luz suave y tuve la suerte de no tener que preocuparme del ángulo en el que estuviese el Sol.

Abrí una entrada grande de luz exterior a la izquierda que llenó de luz suave todo el set, un reflector blanco grande enfrentado para rellenar las sombras y puse un pequeño reflector alargado de cartón pluma blanco a la derecha. El reflector pequeño rebota una pequeña cantidad de luz, suficiente para aclarar levemente la textura y ayudar a matizar la forma tubular de la butifarra con un reflejo atenuado que le proporciona volumen.

La cámara está en trípode, con la columna central colocada a 90°, y disparada desde el ordenador.

Cuando hice la foto eran ya las dos y media de la tarde, no puede llamarse desayuno pero te imaginarás qué ocurrió después…

Esquema de luz
Esquema de luz: Entrada de luz natural a la izquierda, un reflector enfrentado a ella y otro reflector pequeño únicamente para la butifarra

Canon 5D Mark II con EF 100mm f/2.8L Macro IS USM
Enfoque a 1,09 m
f:8
Velocidad: 1/30
ISO 400
Original RAW procesado con DxO Photolab 1.0.1 v. Elite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *