Navajas a la parrilla

Navajas

Porque si te gustan, te gustan

Las navajas son un marisco ciertamente controvertido, hay a quien le encantan y quien no puede ni verlas. A mí me gusta tomarlas de vez en cuando, no es el marisco que más me apasione pero en ocasiones me alegran el menú. Sin embargo su relación con Maribel no pasa por los mejores momentos, de modo que se han convertido en un marisco muy esporádico en nuestra mesa y, cuando las servimos, yo me pongo como el Quico mientras ella recurre a la ensalada.

Realmente es que cuando uno se mira bien los moluscos se pregunta si no serán alienígenas. Mira que son feos esos bichos.

Para gustos los colores… o los caracoles… o las navajas…



 

Como lo cocinamos

Las navajas viven enterradas en la arena y si no queremos acabar nosotros igual es conveniente lavarlas muy bien. Normalmente ya se compran lavadas, pero no está de más tenerlas un par de horas, primero en agua de mar y después en agua ligeramente salada.

Aunque se pueden poner a la parrilla o a la plancha directamente, solemos pasarlas ligeramente por vapor para que se abran. Muy poco tiempo, simplemente que se abran y retirar, de este modo quedan limpias, sin agua y a punto.

Si las preparamos en la plancha le pasamos papel de cocina con aceite y las ponemos boca abajo, con la carne tocando la plancha. Cogen un punto muy bueno en muy poco tiempo. Si es en la parrilla las ponemos con la carne hacia arriba, ahí se impregnan del aroma del humo de encina y también las mantenemos muy poco tiempo. Necesitan cocinarse muy poco.

Una vez en el plato regamos con un chorrito de aceite, sal y añadimos un poco de ralladura de limón o lima por encima.

 

Cómo está hecha la fotografía

Quería que las navajas fueran exclusivamente las protagonistas de modo que no las emplaté, las coloqué directamente sobre un fondo de gotas sobre una plancha de metacrilato. La idea original era iluminar el fondo desde abajo con un flash con filtro azul (Full CTB) para darle un aire marino al fondo. Pero tras los primeros disparos no me convenció el resultado y decidí retirarlo. Creo que está mejor con este tono neutro.

Imagen del set
Imagen del set: La luz rasante evidencia las texturas

Quería destacar la textura de las navajas y los matices de las valvas así que utilicé una sola luz rasante, con reflector de 7” y nido de abeja de 40° para resaltar las texturas, colocada sobre las 10,30 h del reloj horizontal de Millerson y a una altura poco más alta que el producto, sobre las 10 h del reloj vertical.

Esta luz, si bien matizaba muy bien las texturas, provocaba una sombra muy larga y profunda a partir de las navajas. Para disminuir tanto contraste utilicé un reflector blanco, de cartón pluma, sujetado a la pata del trípode con un brazo articulado y unas pinzas. Esto me permitió aproximarlo hasta conseguir la luz que deseaba en las sombras sin interferir en el tiro de cámara.

Esquema de luz
Esquema de luz: Un flash rasante con nido de abeja y un reflector enfrentado

Canon 5D Mark II con EF 50mm f/1.4 USM
f:16
Velocidad: flash
ISO 160
Original RAW procesado con DxO Photolab v 1.1.2 Elite.

Cantabria, moluscos, parrilla, plancha, texturas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *